Inicio / Regional / Internos del centro de rehabilitación municipal harán pan para familias de Quillota afectadas por la pandemia

Internos del centro de rehabilitación municipal harán pan para familias de Quillota afectadas por la pandemia

“Ayütun” significa “volver a amar” en mapudungun. Ese fue el nombre escogido para la comunidad terapéutica fundada por la Municipalidad de Quillota, donde 14 personas se rehabilitan de sus adicciones al alcohol y las drogas, en una iniciativa que es única a nivel nacional.

El recinto funciona en el sector rural de La Tetera, bajo la atenta supervisión de un equipo profesional de Salud, que encabezan el propio alcalde, doctor Luis Mella y el director del centro, psicólogo Ramón Freire. Hace algunos días, en una reunión realizada en el lugar, se dio inicio a una importante iniciativa solidaria, que pretende ayudar a las personas más necesitadas de la ciudad, en medio de la pandemia de Covid, que tiene a los quillotanos en una extensa cuarentena.

Terapéutico y solidario

Se trata de una panadería comunitaria, donde los propios internos elaborarán pan para autoconsumo, pero también para distribuir a comedores solidarios y familias vulnerables. Según explicó el técnico en Enfermería Marcelo Cataldo, la idea nació de una conversación con el psicólogo Marcos Peralta, cuya familia precisamente tiene una panadería, concluyendo ambos que esta iniciativa, además de tener un fin terapéutico, permitirá promover valores entre los internos, por ejemplo, la solidaridad.

Cataldo comentó que el objetivo es “salir en ayuda de la gente más necesitada. Aquí hay 14 pacientes, les incentivamos para que también ocupen su tiempo y le pedimos la ayuda al doctor Mella y nos cooperó con quintales de harina. Ahora esperamos la ayuda de la ciudadanía de Quillota, desde hoy. Los chiquillos están entusiasmados, nosotros mismos igual, así que esperemos que resulte y podamos aportar con la mayor cantidad de pan a Quillota”.

Durante la reunión realizada en “Ayütun”, además de la donación de ingredientes, el alcalde Luis Mella comprometió la adquisición de un horno industrial, ya que actualmente los pacientes del centro preparan el pan en un horno de barro, que les otorga una capacidad de trabajo muy menor.

Según anunció el alcalde Mella, “el equipo ya sabe que tiene que cotizar, yo pongo la firma, no más y compramos un horno para que lo tengan acá. El equipo de Dideco también les va a traer el gas y que podamos acá producir mucho pan para los que sufren, para los que necesitan, para los comedores. Para el autoconsumo también, porque es muy importante que ustedes tengan todos los días pan y que a nuestras casas de acogida no les falte. Sin duda que esto va a ser de una gran ayuda. Es terapéutico, pero además, es una acción solidaria. La solidaridad es un instrumento maravilloso de transformación del ser humano”.

Una oportunidad de agradecer

Orlando tiene 28 años y es uno de los jóvenes internos en la comunidad terapéutica que participa en este proyecto de panadería comunitaria. Para él, elaborar pan para las personas afectadas por la pandemia es una oportunidad de devolver la mano por todo lo que ha recibido en el centro de rehabilitación de la Municipalidad de Quillota.
“Para mí Ayutun significa mucho, porque uno llega a un lugar como esto sin conocer nada, ni una persona y a través del tiempo, uno va generando confianza en los demás, va depositando confianzas. Es una familia. He aprendido mucho de esta comunidad, me ha enseñado mucho, me ha entregado valores que hemos perdido. También agradecer al alcalde, a los psicólogos, a los TENS, que están cada día con nosotros. Agradecer todo lo que han hecho por mí”, expresó Orlando.

Campaña para donar ingredientes

Como es de imaginar, los recursos no son infinitos, por lo que los encargados de esta iniciativa iniciaron una campaña para que la comunidad pueda donar harina, manteca y levadura para el funcionamiento de la panadería solidaria. Los aportes pueden entregarse en la Casa de Acogida “Beatita Benavides”, ubicada en Condell 200; el Centro Cultural “Leopoldo Silva Reynoard”, en Avenida 21 de Mayo 200 o directamente en la comunidad terapéutica “Ayutun”, en camino La Tetera s/n, casi frente a la barraca de maderas.

Ver además

Ciencia en tiempos de pandemia: testimonios de investigadores e investigadoras antárticas

El pasado 25 de febrero arribó hasta Punta Arenas el último grupo de investigadores desde …