Inicio / Regional / La sequía, un trabajo permanente del MOP pese al Coronavirus

La sequía, un trabajo permanente del MOP pese al Coronavirus

Una conducción más eficiente de las aguas del río Aconcagua permiten las obras de canalización que ejecutó el Ministerio de Obras Públicas, a través de la Dirección de Obras Hidráulicas entre San Felipe y Quillota.

Se trata de una de las acciones que se han implementado en la Región de Valparaíso para enfrentar la sequía que se vive en la zona hace más de 10 años.

El seremi de Obras Públicas, Raúl Fuhrer Sánchez revisó las obras en el sector de Puente Lo Rojas, en la comuna de La Cruz, junto a la alcaldesa Maite Larrondo y el director regional de Obras Hidráulicas, Boris Olguín.

El jefe regional del MOP explicó que si bien hoy se vive una emergencia sanitaria por la Pandemia del Coronavirus, el MOP sigue trabajando, sobre todo en los temas referentes a la sequía, porque la escasez no ha cesado y afecta especialmente a los sectores interiores de la región.

“Quisimos ver in situ este canal que prácticamente está terminado, fueron 11 km de aproximadamente 2 a 6 metros de ancho; qué hicimos? La caja del Río Aconcagua es muy grande y se generaba mucha infiltración o el agua no pasaba o avanza menos producto de la vegetación, lo que hicimos es una vía más expresa para llevar el agua más abajo, la ideal es poder llegar a Quillota y para esto se requiere tanto este encauzamiento como el que se hizo aguas arriba”, explicó el seremi de OO.PP.

El encauzamiento se hizo en dos tramos. El primero consideró un mejoramiento del cauce, a través de una canalización continua de 13 km, entre el sector Escorial de la comuna de Panquehue hasta aproximadamente 3 kilómetros aguas debajo de la bocatoma del canal Catemu del Alto, en la provincia de San Felipe.

El segundo encauzamiento se ejecutó en las comunas de La Cruz y Quillota. La existencia de vegetación e irregularidades del cauce por extracciones de áridos en algunos sectores del río, dificultan el escurrimiento, por ello los trabajos permiten disminuir el área de escurrimiento del río y aumentar la velocidad de escurrimiento de las aguas, lo que se traduce en una menor pérdida por infiltración y, a la vez, se mejora la cota para captación de las bocatomas. En este sector los trabajos se extendieron por 10,8 kilómetros.

El próximo desafío es continuar con este tipo de encauzamientos, que permiten llevar el agua a canales que no está llegando y así beneficiar a más comunas.

Ver además

Indap entregará bono por emergencia a 731 floricultores de la Región

Quienes se dedican al rubro de las flores en la región de Valparaíso no lo …