Inicio / Regional / Estudiantes del CFT Santo Tomás Viña del Mar participaron de olla solidaria en Villa Independencia

Estudiantes del CFT Santo Tomás Viña del Mar participaron de olla solidaria en Villa Independencia

Como una manera de entregarle un descanso a los integrantes de la cocina solidaria que funciona en Villa Independencia, estudiantes de la carrera de Gastronomía Internacional y Tradicional Chilena del Centro de Formación Técnica de Santo Tomás Viña del Mar prepararon durante una semana las raciones que se entregan para las familias que lo necesitan.

Esta olla común lleva más de tres meses funcionando de manera ininterrumpida con aportes que realizan personas particulares y algunas empresas, lo que les permite entregar cientos de almuerzo a quienes aún no cuentan con los implementos o las viviendas donde poder cocinar.

“El segundo día del incendio partimos en el Sporting, entregando desayunos, almuerzos y cenas para los miles de bomberos que llegaron a combatir el fuego”, explica, José Onetto, director del Área de Gastronomía y Turismo del CFT Santo Tomás Viña del Mar. “Ahí nació la idea de hacer una cocina social, para que los alumnos aprendiera que podíamos llegar cocina chilena a una mesa distinta y también ayudar a los damnificados que todavía no pueden cocinar”.

Además de los estudiantes de Santo Tomás Viña del Mar, se sumaron estudiantes de la carrera de Gastronomía Internacional del DUOC, formando equipos en la preparación de las distintas recetas.

En total, prepararon 500 raciones diarias durante una semana, entre las que se contaron pollo al jugo con arroz, tallarines con boloñesa vegetal y otras recetas básicas que se planificaron en base de las donaciones de la olla solidaria.

Erna Pérez, damnificada de los incendios del dos y tres de febrero pasado también colabora en esta cocina solidaria. “Para mí ha sido algo maravilloso venir a cooperar para ayudarlas a ellas. Los niños de Santo Tomás son muy dulces, muy atentos y cordiales en la atención a la comunidad y para nosotros es maravilloso que nos vengan a cooperar, me siento satisfecha que me hayan acogido aquí y que con mis manos pueda entregar un grano de arena para la gente”.

Fue una gran experiencia para los y las estudiantes, quienes tuvieron que aprender a cocinar grandes raciones y planificar con los ingredientes disponibles.

“Inventamos de todo”, cuenta Yélida Rosas, alumna de segundo año de Gastronomía Internacional y Tradicional Chilena. “La verdad es que fue grato tener esa nueva experiencia de cocinar para gran cantidad de personas en fondos grandes, fue muy gratificante en lo personal y para mis compañeros también”.

Bastián Vásquez, alumno de segundo año de la carrera reconoció que fue un desafío preparar todo bajo la presión de la cocina. “Estaba nervioso al principio, pero no era una cocina profesional, era otro ambiente, una cocina mucho más familiar, más acogedora, fue una experiencia muy grata. Hay harta presión, harta velocidad, se exige bastante y hay que estar preparado física y mentalmente”.

Ver además

Sin inconvenientes se vivió el sistema frontal en cárceles de la Región

Días antes que comenzara el frente climático la dirección regional de Gendarmería reiteró una serie …

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux