Inicio / Educación / Escuelas Especiales no tienen derecho a optar a recursos para un refuerzo educativo en contexto de pandemia

Escuelas Especiales no tienen derecho a optar a recursos para un refuerzo educativo en contexto de pandemia

La semana recién pasada el Centro Educativo Aspaut de Viña del Mar, que cuenta con una matrícula de 60 estudiantes autistas, recibió un email de parte de la Secretaría Regional Ministerial de Educación que les asombró y emocionó.

“Recibimos un correo desde la Secretaría Ministerial de Educación sobre postulación a recursos para refuerzo educativo. Nos llamó la atención este mail y escribimos de vuelta pidiendo confirmar si las escuelas especiales íbamos a poder postular a esta subvención de reforzamiento educativo. La respuesta fue muy desoladora e indignante. Nos pidieron disculpas. El mail se trataba de un error, ya que efectivamente esta subvención no está destinada para escuelas especiales.” Indica Viviana González Villarroel, Educadora Diferencial y Directora del Centro Educativo Aspaut Viña del Mar que cuenta con casi tres décadas de trayectoria.

En estos últimos meses de pandemia, los desafíos de las comunidades educativas para avanzar en los procesos de enseñanza han sido enormes y no exentos de dificultades. Esos escenarios en la educación especial han resultado aún más complejos de abordar. Este énfasis centrado en las necesidades educativas de cada estudiante haría suponer que desde el Ministerio de Educación debiese existir una directa proporcionalidad respecto de implementación de políticas, planes, programas y recursos. Pero eso no ocurre. Y estando ad portas de una vuelta a clases presencial se hace crítica la situación financiera de estas comunidades educativas que no tienen alternativas a la vista para cubrir los gastos extras que implicará equiparse de manera adecuada para protegerse ante el coronavirus.

Este contexto levanta dudas razonables sobre si estamos respetando a cabalidad los derechos de estudiantes de la educación especial.

Viviana González precisa, “en pleno siglo XXI, con numerosos tratados internacionales suscritos por nuestro país, con leyes y reglamentos que ratifican la igualdad de derechos de todos los seres humanos, seguimos sufriendo prácticas que como en otros ámbitos de derechos, dejan al descubierto que en la Educación, se continúa discriminando a estudiantes con discapacidad que requieren intensidades de apoyo mayores al del promedio de los estudiantes.”

Viviana hace más de una década dirige el centro Educativo Aspaut, donde la vulneración de derechos se palpa desde una perspectiva brutal, ya que en Chile no existe catastro de personas autistas y por tanto no hay políticas públicas multi sectoriales que resguarden sus derechos en todas las etapas de sus vidas. “Llegué por un reemplazo pero terminé haciendo de esto mi vida, hemos avanzado en dotarnos de equipamiento e infraestructura, elaborando proyectos y postulando a fondos que nos han permitido crecer por ejemplo con containers en que tenemos funcionando parte del Centro.” Actualmente, cuentan con sala de integración sensorial, hipo terapia, músico terapia, e hidro terapia.

Viviana señala que “en los últimos años, se han dictado lineamientos para unificar los planes y programas de estudio. Para poder implementar esta unificación y movilidad de los estudiantes hacia los diferentes niveles educativos, el año 2015 se estrenó el Decreto 83/2015 (Mineduc, 2015) que demanda a las escuelas especiales abolir sus planes especiales, para acceder al currículum regular. Aún siendo esfuerzos engorrosos para su implementación, potencialmente puede ser, al menos para un grupo de estudiantes, una buena opción para progresar y validar sus estudios como cualquier ciudadano. Sin embargo, surge un gran problema, que no está dado por la carga pedagógica y administrativa que implican estas nuevas normativas, ni en las capacidades de estos estudiantes. El problema es la inequidad de recursos disponibles.”

“Los docentes de Escuelas Especiales no reciben pago por Mención como los docentes de Escuelas Regulares; las escuelas especiales no pueden optar a la Ley de Subvención Escolar Preferencial (SEP) porque ésta apunta a mejorar calidad de los aprendizajes, pero sólo de las escuelas regulares, lo que trae como consecuencia que las Escuelas especiales no pueden hacer uso de recursos SEP para hacer frente a las demandas sanitarias de educación en pandemia.”

“Las escuelas especiales no han podido ser evaluadas para acceder a la excelencia pedagógica (estamos hace un par de años en un incipiente período piloto). No se cuenta en las escuelas especiales con una subvención pro retención de estudiantes. A pesar de compartir currículum comunes, tanto en escuelas regulares como en escuelas especiales, a los estudiantes de la escuela especial además se les tiene negado el derecho a optar a recursos para un refuerzo educativo en contexto de pandemia.”

El día que en Centro Educativo Aspaut de Viña del Mar recibieron un email con falsa esperanza para una subvención de refuerzo educativo, todas estas inequidades aparecieron para reforzar una sensación indignante de sentirse en segundo plano, en una esquina olvidada al momento de abordar el debate por la calidad de la educación.

“Te sigues preguntando porqué los estudiantes con discapacidad que asisten a las escuelas especiales de nuestro país no merecen acceder a los mismos recursos que el resto de los estudiantes de nuestro país. Revisando los hechos, pareciera que siguen siendo vistos como estudiantes de segunda categoría.”

Mayor información sobre Centro Educativo Aspaut de Viña del Mar en http://www.corporacionaspaut.cl

 

Ver además

Con yoga, pilates, bailes y salud preventiva el Club de Leones de Olmué abre sus puertas a la comunidad

El Club de Leones Olmué decidió generar una nueva forma de interacción con la comunidad …

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux