Inicio / Ciencia y Tecnología / Dos proyectos de la Región de Valparaíso resultaron ganadores de StartUp Ciencia

Dos proyectos de la Región de Valparaíso resultaron ganadores de StartUp Ciencia

El 25 de mayo de 2020, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, junto a Corfo, lanzaron “Startup Ciencia”, fondo concursable cuyo principal objetivo es promover el emprendimiento de base científica tecnológica en Chile, a través de cofinanciar y apoyar el proceso de creación y fortalecimiento de empresas de base científica-tecnológica, entregando las herramientas necesarias para facilitar su consolidación.

El programa, espera ser un apoyo constante para las emprendedoras y emprendedores de base científico-tecnológica, independientemente que sean beneficiarios del programa, a través de la consolidación de una comunidad de EBCT, donde se reúnan las condiciones adecuadas para el desarrollo de este tipo de empresas.

“Esta primera selección de Startup Ciencia marca un hito en la institucionalidad de nuestro ministerio, agregando valor a nuestro sector productivo a través de la generación de conocimiento y emprendimientos de base científico-tecnológico. Un aporte concreto para la reactivación económica y para una emergente economía del conocimiento con nuevas empresas en áreas tan relevantes como cambio climático y el uso de inteligencia artificial para tratamientos médicos”, precisó el Ministro de Ciencia, Andrés Couve.

Por su parte el Vicepresidente Ejecutivo de Corfo, Pablo Terrazas, agregó: “En Corfo hemos puesto todo nuestro esfuerzo en aportar hacia una reactivación sostenible y a apoyar proyectos que sean fuertes en la generación de empleo, que es lo que necesita Chile en estos momentos. A través de Startup Ciencia estamos dando un gran impulso a empresas de base científico tecnológico, que se caracterizan por ser de alto impacto y capaces de crecer a ritmo acelerado, lo que a su vez genera miles de oportunidades en la sociedad en general, lo que es una gran noticia para todos. Esperamos que los proyectos adjudicados sean grandes ejemplos para otras chilenas y chilenos de cómo a través del emprendimiento y la innovación se pueden generar soluciones de gran utilidad para el país, y por qué no, para el mundo”.

A lo cual la Subsecretaria de Ciencia, Carolina Torrealba señaló: “Startup Ciencia busca ser un motor para la creación de nuevas empresas basadas en ciencia y tecnología, y fortalecimiento de las empresas jóvenes ya existentes. Los proyectos seleccionados recibirán financiamiento, talleres, mentorías y apoyo de expertos para que puedan avanzar en sus emprendimientos ya que junto a este primer grupo buscamos instalar y fortalecer un ecosistema que permita visibilizar el emprendimiento de base científica y cómo este tipo de empresas son un tremendo aporte para enfrentar los desafíos que tiene Chile”.

Baterías de litio y tecnología médica

Los proyectos ganadores de la Región de Valparaíso son dos, uno enfocado a la obtención de grafito a partir de NFU para la producción de baterías de ión-litio, a cargo de Bernardita Díaz, y el AVM: Advanced Voice Monitor, para tratar patologías de voz, a cargo de Matías Zañartu.

Su proyecto busca desarrollar una tecnología de fabricación de baterías recargables de ión-litio para la Industria de electromovilidad, a través del uso de grafito obtenido en el marco del proyecto 18PIRE-94198, donde se logró garantizar el carbon black recuperado (CBr), actual residuo de la industria de pirólisis de neumáticos fuera de uso (NFU).

Ante el crecimiento acelerado que proyecta la industria de la electromovilidad y el consecuente incremento de la demanda de baterías que utilizan grafito como material anódico, nace la oportunidad de optimizar la tecnología de grafitización hasta ahora realizada para incorporar a la fabricación de baterías de ión-litio. Esto permitirá generar una batería sustentable, que se alinea con la economía circular, siendo una solución atractiva que impulsa la fabricación nacional de baterías y entrega una solución para las empresas de pirólisis existentes que verán una salida comercial y de alto valor agregado a su actual problema.

“Estamos orgullosos de ser el primer laboratorio en Chile que se está especializando en el tema del neumático y en el carbon black, que es un mercado incipiente y un problema que no existe sólo en Chile. Trabajamos en un acuerdo de producción limpia con la asociación de recauchadores de Chile y con la Asociación Nacional de la Industria del reciclaje, entonces pudimos ir conociendo las brechas y las necesidades que se estaban generando (…) Este Start up nos entrega recursos para optimizar el trabajo que estamos realizando para obtener grafito y meternos en el tema de la batería y la electromovilidad es alucinante”, comentó Bernardita Díaz, Gerente General de SUSTREND, y Co-fundadora de SUSTREND-Lab.

El segundo proyecto ganador, el AVM: Advanced Voice Monitor es liderado por los investigadores Matías Zañartu, de la UTFSM, Alejandro Weinstein, de la Universidad de Valparaíso, el Key Área Manager de Tecnologías para la Salud del AC3E, Fabián Rubilar y los Ingenieros de Investigación y Desarrollo del Centro, Gonzalo Carrasco, Johannes Schwarzenberg y Javier Rosas

Entre el 5% y el 8% de la población mundial sufre patologías de la voz de forma anual, las herramientas que existen para el diagnóstico y generación de terapias en el mercado no cubren realmente las necesidades ni de profesionales ni de pacientes. A partir de la investigación y desarrollo realizado por el equipo de trabajo, así como la detección de esta oportunidad de mercado nace el AVM, dispositivo médico que cuenta con tecnología de punta, con una base científica sólida que permitirá mejorar considerablemente la forma en la que los profesionales de la salud se enfrentan a las patologías vocales y en consecuencia mejorar la calidad de vida de los pacientes.

En este proyecto se planea lograr una versión comercializable del AVM y validar su modelo de negocios, además, de generar un plan que permita escalar el producto en el futuro. Se trata de un dispositivo médico para el monitoreo del uso de la voz en tiempo real. Con la forma de un collar, registra el uso de las cuerdas vocales para estimar una serie de parámetros fisiológicos que permitan mejorar las capacidades de evaluación, diagnóstico y seguimiento de las patologías vocales que afectan cada año a millones de personas en el mundo.

“Esta tecnología es el resultado de un trabajo multidisciplinario de todo un equipo, desde quien tramitó el financiamiento e hizo que esto fuera posible, hasta quienes estuvieron a cargo del diseño y la electrónica dura, por lo que cada uno debe sentirse partícipe de su contribución a la innovación. Es un ejemplo de que este tipo de colaboraciones funciona, por lo que deben promoverse y fortalecerse”, agregó el Dr. Zañartu.

 

Ver además

CCU y Municipalidad de Limache firman convenio de colaboración para reconvertir histórico edificio de cervecería.

Con el fin de seguir avanzando en el desarrollo del plan de “Reconversión Cervecería CCU …