Inicio / Nacional / Karpuj inicia nueva era en la exploración antártica chilena

Karpuj inicia nueva era en la exploración antártica chilena

Tras su zarpe el pasado lunes desde Puerto Williams, a las 20.00 horas de hoy, recaló sin novedad en bahía Fildes, isla Rey Jorge, la nave científica Karpuj, del Instituto Antártico Chileno (INACH), para realizar su primera campaña en aguas polares, como parte de la Expedición Científica Antártica nº 54.

Desde el arribo sin novedad y en el tiempo planificado, durante más de un mes, la nave apoyará el trabajo de varios proyectos del Programa Nacional de Ciencia Antártica (Procien), entre los que se cuenta el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (FONDAP-IDEAL) y dos proyectos de estudios ecológicos en peces y crustáceos.

“Con este hito comienza una nueva era en la actividad logística del Procien. Esta embarcación, equipada con gran tecnología va a permitir obtener información científica muy valiosa y útil para sustentar la propuesta de áreas marinas protegidas que Chile ha presentado a la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos”, afirmó el director del INACH, Dr. Marcelo Leppe.

La nave permitirá potenciar aún más la cooperación con otros Programas Antárticos Nacionales, ofreciendo oportunidades para estudiar zonas que no han sido exploradas hasta el momento, especialmente ambientes marinos costeros en las intrincadas islas Shetlands del Sur y la península Antártica.

En esta campaña, Karpuj recorrerá isla Decepción, isla Greenwich, isla Doumer, además de la ya nombrada isla Rey Jorge. La nave es comandada por el capitán Jorge Acevedo y cuenta con una tripulación de 7 personas.

“Quisiera reconocer el trabajo que los funcionarios del INACH han realizado para que este sueño sea realidad, así como mencionar el esfuerzo del anterior director del Servicio, José Retamales, para fortalecer la ciencia antártica nacional y dejar proyectada una serie de iniciativas que hoy se ven coronadas con éxito al tener a la Karpuj completamente operativa en Antártica”, concluyó Leppe.

La nave, que perteneció casi 20 años a la Armada de Chile, fue comprada por el INACH y reacondicionada para sus nuevas funciones científicas, gracias a una asociación con la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt). Su nombre, de origen yagán, significa “albatros de ceja negra”, especie de distribución antártica y subantártica, reconocida por su capacidad de atravesar océanos con un mínimo de esfuerzo, volando bajo toda condición de viento y oleaje.

Ver además

Diputado Diego Ibáñez sobre Quintero: “El Gobierno ha elegido, una vez más, parchar en vez de sanar decididamente la salud y el medio ambiente”

El diputado del Movimiento Autonomista, representante del distrito 6 y presidente de la Comisión Investigadora …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *